Pimientos rellenos

Encuentra tu receta de pimientos rellenos

Pimientos rellenos de setas

Las setas se convierten en un relleno perfecto cuando se mezclan con ajo y espinacas y se le da un toque picante con la guindilla. Además podemos utilizar la variedad que queramos, siempre y cuando las piquemos en trocitos pequeños.

Así es cómo me gusta rellenar a mi los pimientos, tanto los del piquillo como los normales.

Pimientos rellenos de setas

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 tarros de setas shiitake (o de la variedad que quieras, también pueden ser variadas)
  • 12 pimientos del piquillo
  • 2 tazas de espinacas picadas
  • 1 guindilla
  • Sal y pimienta negra al gusto
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo, pelados y en rodajas
  • 100 gramos de queso rallado (opcional)

Modo de elaboración:

En primer lugar, encendemos el horno a 200 ºC con calor por arriba y por abajo. Ponemos a calentar una sartén amplia a fuego medio y vertemos el aceite para que se caliente.

Una vez que hayamos pelado y picado el ajo, lo añadimos al aceite caliente junto con la guindilla. Sofreímos brevemente los ingredientes hasta que el ajo se dore (pero no demasiado), unos 5 minutos.

Retiramos la guindilla de la sartén, pues ya ha cumplido su misión, y añadimos las setas. Las setas las podemos añadir enteras si son de tamaño pequeño, pero sino las tendremos que picar finamente para que quepan dentro del pimiento.

A continuación, sofreímos las setas, removiéndolas de vez en cuando para que no se quemen, hasta que suelten el agua y estén tiernas, unos 10 minutos.

Mientras tanto, ponemos una cazuela con abundante agua a hervir, y cuando llegue a ebullición añadimos las espinacas para que se cuezan. Las dejaremos dos o tres minutos solamente, hasta que estén tiernas. Las sacamos y escurrimos y las picamos finamente.

Incorporamos las espinacas a las setas y añadimos sal y pimienta negra a nuestro gusto. Removemos todo hasta conseguir un relleno homogéneo y escurrimos el aceite si vemos que tiene hay mucha cantidad.

Por último, abrimos los pimientos del piquillo y los rellenamos con la mezcla de setas, espinacas y ajo. Colocamos los pimientos rellenos en una fuente apta para el horno y espolvoreamos por encima el queso rallado.

Introducimos los pimientos en el horno hasta que el queso se haya derretido y esté burbujeante, unos 15 minutos. Los últimos minutos finales, podemos poner el gratinador del horno para que el queso se gratine.

Servimos los pimientos en caliente, unos 3 pimientos por persona.

Notas.

Para tener un plato más sabroso y cremoso, podemos hacer una suave bechamel y cubrir los pimientos con ella.

Los pimientos del piquillo hay que limpiarlos de posibles semillas que contengan, ya que es muy desagradable morder una semilla dura.